miércoles, 21 de noviembre de 2007

La monotonia de un día cualquiera

Una brisa te despierta del trance.


Tu vista empieza a agudizarse.

El olfato capata embriagadores olores.


Tu oido capta sonido que te parecen familiares.
Y es que una vez más, te despiertas en el metro sin saber que extraña fuerza te a llebado alli.




2 comentarios:

Uxía dijo...

Que alegría ver que te has hecho un blog!
Me encaaaanta!
( ya sabes la pronunciación)

La niña del lapiz dijo...

jejejej como has descubierto mi secreto yo que lo tenia bien escondido. Me alegro que te encanteeee!!!